Los médicos son profesionales independientes que no son empleados o agentes del Inland Valley Medical Center. El hospital no se hará responsable de las acciones o los tratamientos proporcionados por los médicos.